Recent Posts

La espina de 1950

.

Unión Española Campeón 1951: Américo Azares, Hernán Fernández, Isaac Fernández, Jorge Ibáñez, Carlos R. Rojas y Valentín Beperet.

Después de su primera estrella, Unión Española había resultado subcampeón en 1945 y 1948. Pero fue en 1950 que los rojos de Santa Laura estuvieron más cerca de alcanzar su segundo campeonato nacional.

El de 1950 fue un campeonato que nadie dudó en calificar de espectacular. Santiago Morning, Santiago Wanderers, Everton y Unión Española animaron el torneo y lucharon palmo a palmo por quedarse con el cetro máximo. Y fueron precisamente los rojos de Plaza Chacabuco y los viñamarinos –que cosechan los frutos de un proceso de renovación iniciado en 1947– los que llegan a disputar al final el ansiado trofeo.

Luego de que Everton arremetiera con fuerza y goles en las últimas cinco fechas del torneo, se debe ir a un partido de definición, un hecho que no se repetía desde el epílogo de la copa de 1933.

El 14 de enero de 1951 llegaron 50 mil personas al Estadio Nacional para ver la finalísima. Los 90 minutos reglamentarios terminan empatados sin goles, una prueba más de la fortaleza de la defensa hispana, comandada por el "Nano" Fernández en el arco y el zaguero argentino Isaac Fernández.

A los 13 minutos del alargue, sin embargo, la defensa roja es sorprendida adelantada y René Meléndez recoge un pase certero de José María Lourido para arrancar solo en demanda del pórtico, frenarse repentinamente para eludir a Fernández y entrar con la pelota en el arco para anotar el gol que le daría el triunfo y el campeonato a Everton.

La espina de esa derrota quedó clavada en los rojos de Santa Laura, que salieron a vengar la afrenta en el torneo de 1951, nuevamente bajo la batuta técnica del vasco Isidro Lángara, que apenas conseguido el esquivo trofeo anunció que partía inapelablemente a México.

Desde 1951, Unión debió esperar más de 20 años para volver a la levantar la copa de campeón. Fue la Década de Oro de los '70 la que trajo nuevamente la alegría a Santa Laura.