Recent Posts

La década de oro

.

Por Julio Martínez P. (1975)
.
.....Todo comenzó el 70.
.....Fue el año del despegue. A partir de ese entonces, Unión Española se transformó en primer actor y más que eso, en atracción permanente y preocupación general.
Hubo una época en que se hablaba poco de Unión.
.....De la fecha señalada para adelante –a través de una política moderna y ambiciosa– todo el mundo tuvo que referirse a los rojos de Santa Laura. Como antaño, como otrora.
El balance es elocuente.
.....En los últimos seis torneos oficiales, Unión ha logrado dos títulos, dos subtítulos, un tercer lugar y un cuarto. Siempre en tabla, como diría un hípico. Sin olvidar, por cierto, el subcampeonato del año pasado en la Copa Libertadores, satisfacción sólo conseguida por Colo Colo.
.....Unión prestigia a la colonia. Conviene consignarlo, destacarlo y repetirlo, porque en muchos sectores de a colectividad no se le ha dado la debida importancia o no se ha sabido pesar en su exacta valía lo que Unión Española consigue al conjuro de sus ramas deportivas. Hace un rato largo que Unión está en el primer plano de la noticia y el devenir futbolístico. Hace un rato largo que Unión es monarca sempiterno del básquetbol santiaguino. Hace un rato largo que otras actividades de la expresión física encuentran en las sedes hispanas exponentes lúcidos y coronados. Y eso en el fondo es una auténtica tarea de hispanidad.
.....Aunque muchos lo ignoren o lo desestimen, Unión es en estos momentos una suerte de vitrina que invade campos y páginas, que llega a diversas latitudes, que suena en los oídos del país y el continente. Unión preocupa. Unión es motivación futbolera a lo largo del país con sus proyecciones y sus realidades. ¿Quién puede negarlo?
.....El año 75, las asistencias más altas en diversos reductos provincianos se produjeron con Unión. Ocurrió en Antofagasta y se repitió en La Portada, sucedió en Sausalito y también en Temuco. Lo mismo reza para Coronel y Las Higueras. ¿Por qué? Porque esa gente provinciana guardaba el recuerdo de la Libertadores, esa gente aún vibraba con los goles de Trujillo y las proezas de Palacios, esa gente quería ver de cerca la calidad de Spedaletti o la briosa rapidez de Véliz, esa gente quería aplaudir a Machuca y Arias, a Berly y Soto, a Vallejos y Enoch, a Inostroza y Gaete, a Miranda y Santibáñez.
.....La siembra fue prolífera y en esas noches memorables de Ñuñoa, con estruendo de triunfo y antorchas de júbilo, Unión se adentró en el afecto popular, y de equipo resistido pasó a conjunto respetado, de equipo odiado a representante querido, de equipo solitario a fuerza multitudinaria.
Eso es lo que ha hecho Unión por España y por Chile.
.....Generalmente se dice que Unión responde al esfuerzo de una colonia y el afán de muchos. No es así. Responde al tesón de unos pocos y el generoso desprendimiento de un grupo fácilmente identificable. Y eso hay que decirlo.
.....La razón es simple. No llega ya el contingente español de comienzos de siglo. La mayoría de los pioneros murió. Otros se alejaron voluntariamente. Algunos se cansaron de ser zarandeados y ofendidos en las tribunas. Por eso, van quedando pocos, cada vez menos, los más fervorosos. Descendientes de esos viejos tercios, hijos que se mantienen apegados al entroncamiento que les habla de raza y estirpe. Ahora, la sede de Carmen sólo se llena de tarde en tarde. Cuando Unión retorna victoriosa de Lima. Cuando Unión es campeón. Cuando la euforia se expresa a través de cánticos y brindis. Después… los mismos de siempre.
.....Por eso, cuando Unión dio la vuelta olímpica, cuando Unión provocó el delirio en la Copa, cuando Unión se metió en el sentimiento de quienes están invariablemente contra sus colores, la mente se estiró hacia otros tiempos, hacia aquellos que levantaron Santa Laura, los que soñaron con la Unión de hoy.
.....Es el mérito de quienes han logrado este verdadero resurgimiento contra viento y marea. Con terquedad quijotesca. Con templanza hispana. Con visión moderna y ambición declarada. Con tenacidad inquebrantable y fe de cruzados.
.....Por eso Unión es lo que es.

. Unión Española. Leonardo Véliz afina el coro del '76: Juan Machuca, Rafael González, Miguel Espinoza, Mario Soto, Mario Osbén, Eddio Inostroza, Miguel Ángel Neira, Antonio Arias, Luis Miranda y Víctor Pizarro.
.